LEY DE DAR Y RECIBIR

By Petra - No Comments
dar y recibir


Dar y recibir, de acuerdo con las enseñanzas del Dr. Deepack Chopra, es la segunda ley espiritual del éxito. 

¿Qué significa esto?, significa que dar y recibir hacen parte de lo mismo, de la misma energía, en realidad, cuando damos, estamos permitiendo que esta energía fluya de regreso a nosotros y esto es recibir.



Cuando damos y recibimos estamos en equilibrio con esta energía, por el contrario, cuando únicamente damos y no sabemos recibir, o cuando no damos y solo recibimos, esta energía está en desequilibrio y genera esa misma desestabilidad en el área de nuestra vida que lo generemos ya sea amor, abundancia, salud... 

Podemos comprobar que es una ley universal cuando observamos la naturaleza y vemos que este dinamismo, está fluidez se presenta de manera constante en el intercambio de todo lo que la compone, el sol, la luna, la tierra, los animales y plantas, los mares y ríos; todos dan a los otros sin esfuerzo y al mismo tiempo reciben. No hay ninguno que este aislado y pueda sobrevivir sin dar y recibir.

Los seres humanos también lo hacemos porque interactuamos con la naturaleza para nuestra supervivencia, pero en muchos casos debido a la inconsciencia solo queremos recibir lo bueno que nos da este planeta maravilloso y nosotros solo le damos lo que le hace daño; es por eso por lo que el desequilibrio se presenta en los cada vez más frecuentes desastres naturales de tamaños nunca vistos.

Por nuestro bien y el de la humanidad, debemos aprender a comportarnos en equilibrio con esta ley tanto a nivel de nuestra relación con el planeta, como con los demás seres vivos y todas las personas a nuestro alrededor.






Dar para recibir - Ley de atracción



Dar y recibir como toda ley universal es inmutable, sin embargo, la intensión es una fuerza muy importante que tiene mucho poder en todo lo que hacemos.


ley de dar y recibir


Cuando damos con la única finalidad de recibir algo a cambio o de que nos regrese multiplicado, es muy probable que nos quedemos esperando, o que nos llegue, pero de una forma que no nos trae dicha.

Si realmente quieres que te llegue mucho de algo y que sea para tu bien y tu dicha, debes asegurarte en sentir esa misma dicha cuando tu das. 

Cuando damos con verdadera alegría, realmente somos tan felices que ya no nos importa el recibir; dar se convierte en un verdadero placer y gozo y no estamos pensando en lo que vamos a recibir; en este momento puedes estar seguro de que realmente has movido las energías del universo a tu favor.

El problema está en que, generalmente pensamos que debemos tener mucho de algo para poder dar lo que nos sobre; pensamos cosas como: si necesito dinero no puedo dar dinero, necesito recibir atención de mi pareja y después yo también le doy atención; a esta persona le doy un buen regalo de cumpleaños porque también me dio un buen regalo en mi cumpleaños... Esto no es dar y recibir, sino dar de lo que recibo.

Siempre estamos midiendo con la medida de lo que primero recibimos para poder dar lo mismo. 

Qué tal si cambiamos el chip, aplicando esta ley de dar y recibir y empezamos a dar, especialmente a dar de lo que carecemos, no para recibir; sino para sentirnos bien en el proceso, para identificarnos con la otra persona y antes de que nosotros recibamos empecemos a identificarnos sinceramente con ese sentimiento de felicidad de la otra persona al recibir.

Cuando damos de lo que carecemos estamos aplicando también la ley de atracción, porque le estamos diciendo al universo que no carecemos de esto; cuando no damos porque no tenemos mucho de algo, le estamos enviando nuestro estado de carencia al universo.

Quieres dinero, haz fluir la energía del dinero; quieres salud, haz fluir la energía de salud cuidando el bienestar de otras personas; quieres amor; siente amor sincero por las demás personas, no por una en especial, por todas, por las que más lo necesitan; quieres perdón, púes no juzgues a los demás; etc.


Dar con amor es sembrar la semilla en tierra fértil!!  Twittea esto


Aprender a dar y recibir



Damos por hecho que a todos nos gusta recibir más que dar, pero hay personas que tienen un complejo de pobre de mí o de sacrificio, que no son capaces de recibir, solo dan y dan, rechazando lo que les llega y esto también genera un tremendo desequilibrio, convirtiendo a la persona cada vez más en una víctima permanente, en un sufrido.

Es el caso de las madres que se entregan tanto a sus hijos o a su esposo, están pendientes de todo, de que siempre tengan todo, luzcan bien, estén satisfechos; pero cuando es el momento de recibir piensan que no es necesario, que no hace falta y rechazan cualquier acción o manifestación de cuidado para ellas.

También debemos aplicar la ley de dar y recibir con nosotros mismos; no podemos esperar a que las otras personan nos den lo que nosotros nos negamos; debemos darnos amor, cariño, cuidados, atenciones, respeto,  lujos, bienestar.

Sin comentarios " LEY DE DAR Y RECIBIR "