EL ARTE DE BENDECIR SIEMPRE

By Petra - No Comments


bendecir

Bendecir es "alabar", "engrandecer", "multiplicar", "decir el bien", y lo que hace que esa bendición tenga efecto multiplicador es la intensión que tenemos en nuestro corazón al pronunciarla. De nada sirve que una persona muy "espiritual" pronuncie una bendición hacía algo o alguien, cuando en su corazón no hay una verdadera intensión y es solo parte de un protocolo o acto de costumbre.



¿Quién Bendice?


Muchas personas se cohíben de bendecir porque creen que esto está reservado solo para ciertas personas con algún rango en una religión, y que no tiene ningún valor, ni ningún poder la bendición que ellos puedan dar.

No necesitamos ser personas religiosas para tener el derecho y el poder de bendecir, somos seres espirituales, estamos hechos de espíritu, y bendecir es un acto completamente espiritual y benevolente.


Bendecir para ser bendecido


Si queremos recibir bendiciones en nuestra vida, entones deberíamos aprender a vivir observando lo bueno que hay en cada cosa y bendiciendo constantemente.

Las bendiciones que derramamos sobre otros son como un bumerán que regresa a nosotros, pero cargado de más bendiciones. Aunque esto claramente es así, no sobra decir que nuestra intensión al bendecir a otros nunca debe ser la de esperar que regrese a nosotros; muy por el contrario, debe ser un acto sincero, impregnado de amor, benevolencia y buenas intensiones.

En un nivel elevado de consciencia podemos ver fácilmente que todos somos uno, esto no es solo una frase de moda, esto es una realidad verificable en el mundo espiritual.  Y lo único que significa es que cualquier cosa que hagamos a los demás no la estamos haciendo a nosotros mismos; es por eso por lo que el arte de bendecir nos envuelve en un sin fin de bendiciones maravillosas en todos los aspectos de nuestra vida.

No necesitamos estar bendiciendo en voz alta a todo y a todos, podemos hacerlo en silencio, como un acto de consciencia interior.

Bendice siempre las cosas buenas, positivas, las que quieres que se mantengan y se multipliquen; este solo ejercicio de observar lo positivo en cada cosa, persona y situación para bendecirlo, es un ejercicio maravilloso de la ley de atracción que nos ayuda a enfocarnos siempre en lo bueno y apartar de nuestra consciencia lo negativo.

Es imposible bendecir a alguien o a algo cuando estamos llenos de rabia, envidia o celos; por eso bendecir nos eleva, porque nos pone inmediatamente en un estado vibratorio elevado, en una frecuencia de amor. Haz la prueba, trata de bendecir algo cuanto estas de mal humor y veras que no puedes, tienes que cambiar primero tu estado de ánimo para poder pronunciar una bendición.

El reto entonces, si lo has comprendido es aprender a vivir usando el arte de bendecir todo lo bueno, todo el tiempo, siempre. Al principio puede parecer difícil, pero en realidad es cuestión de costumbre.


¿Qué bendecir?

El arte de bendecir


Si quieres que la ley de atracción se manifieste en tu vida de manera inagotable, aprende a bendecir la mesa, bendecir los alimentos, bendecir a los hijos, bendecir el pasado, bendecir al enemigo, bendecir la tierra, bendecir el dinero, bendecir los objetos, bendecir el agua, bendecir a los demás.

Bendecir lo bueno que hay en todo ello: la prosperidad, la salud, la vida, la felicidad, etc., pero bendecir con amor.


Cómo bendecir la mesa


Para bendecir los alimentos puedes hacerlo en silencio en tu interior o con una pequeña oración en familia antes de cada cena, pero también puedes hacerlo mientras haces las compras de los alimentos, mientras los organizas en tu cocina y especialmente mientras los preparas.


Bendición para los alimentos:


Reconozco y bendigo la vida que se manifiesta en estos alimentos y que llega a nuestros cuerpos físicos para nuestro beneficio, salud perfecta y buena energía.


Cómo y cuándo bendecir una casa


Para bendecir una casa no necesitas una fecha especial, puedes hacerlo todos los días; sin embargo, se recomienda especialmente la bendición del hogar cuando nos pasamos a vivir a una casa por primera vez, y también en fechas dónde hay una muy buena energía en todo el mundo porque esto incrementa también la energía de esa bendición, me refiero a fechas como el año nuevo o la navidad, cuándo en todo el mundo se vive un momento de vibración positiva, o también puedes hacerlo en las fechas de los equinoccios y solsticios.





Bendición de una casa:


Bendigo en el nombre del Padre está casa en su totalidad, para que siempre este protegida de cualquier calamidad y para que este inundada de la energía del amor y la prosperidad impregnando a todos los que en ella habitan, a todos los que la visitan y que esta bendición se extienda a todos sus alrededores.


Bendición del dinero


Para bendecir el dinero es importante que lo hagas en un estado de confianza y no de sensación de "falta de", el dinero lo debes bendecir siempre.

Cuando recibas dinero di: bendigo este dinero que llega a mí para mi bien y se multiplica.

Cuando pagues tus cuentas di: bendigo el dinero que siempre tengo para pagar todas mis cuentas y regresar a mi multiplicado.

Cuando encuentres dinero, así sea una moneda, recógela con gratitud y di: bendigo la energía del dinero que siempre se está manifestando en mi vida.

Ahora que sabes porque bendecir es tan importante, espero que lo pongas en práctica y me dejes los comentarios, sé que los resultados vendrán más pronto de lo que esperas.

¿Quieres aprender todo sobre la Ley de atracción? Recibe en tu e-mail todas las novedades

Sin comentarios " EL ARTE DE BENDECIR SIEMPRE "