EL PODER DE LA INTENCIÓN EN NUESTROS ACTOS

By Petra - No Comments
la intención


La intención verdadera detrás de una acción solo es conocida por nosotros mismos, a no ser que la queramos revelar.
Todo el tiempo estamos actuando, haciendo una cosa u otra, pero ¿te has dado cuenta de que detrás de cada acción tenemos una intenciónSin embargo, el poder de la intención detrás de nuestros actos es tan grande, que puede transformar por completo el resultado o las consecuencias para nosotros.


La intención


La intención es el propósito por el que nos sentimos motivados a realizar una acción y conseguir determinado resultado.
Es decir, la intención no responde al ¿qué? sino, al ¿para qué?
Así no lo notemos, todas nuestras acciones, incluso las que realizamos automáticamente a diario, tienen una intencionalidad.
No necesitamos estar conscientes de la intención de cada acción antes de realizarla, o por lo menos no a nivel del pensamiento consciente, podemos tener una intención tácita.

El deseo y la intención


Una cosa es desear algo, y otra muy distinta la intención por la que deseamos ese algo, por ejemplo:
  • Podemos desear un trabajo mejor, con la intención de vivir mejor y dar una mejor vida a nuestra familia, o también podemos querer ese trabajo con la intención de no necesitar el aporte económico de la pareja y poder dejarlo(a).
  • Podemos desear hacernos amigos de alguien en especial, con la intención de conocerlo mejor y tener una relación enriquecedora para ambos, o también podemos querer la amistad de esa persona para aprovecharnos de sus influencias o algo así.
  • Podemos desear tener un hijo, con la intención de formar una linda familia y ser unos buenos padres, o podemos tener la intención de hacerlo para que nuestra pareja no se vaya de nuestro lado.


El resultado de la intencionalidad




La intencionalidad detrás de cada acción es tan fuerte y poderosa, que es la que increíblemente determina que los resultados sean para nuestro beneficio o no.
Es decir, cuando trabajamos con la ley de atracción en busca de un resultado concreto con intención benevolente hacia todo y hacia todos, deseando que nadie se perjudique sino por el contrario, que el cumplimiento de nuestro deseo sea de beneficio para muchas personas, aunque sea indirectamente, el cumplimiento de nuestro deseo llegará irremediablemente cargado de dicha perdurable.
En el caso contrario, en el que la intención de nuestro deseo es egoísta o con alguna mala intención hacia alguien, también es muy probable que consigamos obtener lo que deseamos, la diferencia radica en que lo malo que deseamos para alguien más, lo va a traer el cumplimiento de nuestro deseo pero a nosotros, por lo que no vendrá acompañado de felicidad, o por lo menos no será duradera, se puede esfumar muy rápidamente, o traer consecuencias negativas que nunca imaginamos.
Es aquí donde radica el verdadero poder de la intención.

Te puede interesar: 

Una intención superior


Como ya hemos visto, cada pequeña o gran acción que realizamos cada día tiene implícita una intención, y es muy difícil o imposible controlar conscientemente la intención detrás de cada cosa que hacemos.
Nos podemos hacer ciertamente más conscientes de nuestras intenciones, y obtener mayor nivel de felicidad, de satisfacción y de dicha, si trabajamos con una intención superior.



Una intención superior significa que sigamos trabajando por cumplir cada uno de nuestros sueños, pero que tengamos como prioridad en cada cosa que realizamos, grande o pequeña, el beneficio y bienestar para los demás al igual que para nosotros.
Cuando nos acostumbramos a actuar, siempre desde el desprendimiento, el amor, la ayuda desinteresada, la verdadera amistad y cooperación; todos los resultados serán más que satisfactorios para nosotros, fluimos con la energía creadora del universo, que es una energía de cooperación y crecimiento, siempre hacia adelante y hacia arriba en espiral.

Sin comentarios " EL PODER DE LA INTENCIÓN EN NUESTROS ACTOS "