El secreto del amor en la ley de atracción


el secreto del amor


El secreto del amor radica en su magnetismo. Si consultamos el significado del amor encontraremos que es un sentimiento de afecto hacía alguien o algo, pero también sabemos que los sentimientos son los que en realidad tienen el poder de atraer todas las experiencias a nuestra vida.

La ley de atracción nos dice que atraemos nuestra realidad con los pensamientos, pero en realidad la atracción la genera la emoción que producen los pensamientos. Un pensamiento sin sentimiento no produce nada. 


En todas las enseñanzas de culturas ancestrales y por su puesto en las del Señor Jesús, Buda, y todos los grandes maestros que nos han dejado su gran legado de sabiduría, encontramos una enseñanza común que está por encima de todas: el amor.


No hay ningún sentimiento que tenga tanto poder de atracción como el amor, si logramos comprender esto y estamos dispuestos a entregarnos a este sentimiento con sinceridad, podemos disfrutar de las mieles que sin duda impregnará cada acontecimiento en nuestra vida en todos los aspectos, tanto en relaciones como en economía, en salud, desarrollo profesional, crecimiento espiritual y mucho más.

El secreto del amor, es que su fuerza de magnetismo es más poderosa que cualquier otra fuerza, esto quiere decir, que nada se puede resistir a ella, la fuerza secreta del amor puede vencer cualquier enemigo que nos quiera impedir llegar a nuestros objetivos como la pereza, la indiferencia, la apatía…



El secreto del amor en las relaciones personales

el secreto del amor en las relaciones

Es muy normal hablar de amor cuándo de relaciones se trata, aunque este se presente en muchas facetas, ya sea en las relaciones de pareja, relaciones con nuestros hijos, nuestros padres, nuestros mejores amigos y así con cada ser que hace parte de nuestro entorno, tenemos una determinada “cantidad” de amor para cada uno.

Te invito a observar  la pureza que hay en cada uno de estos sentimientos de amor y a la vez observes la calidad de esa relación. 


El sentimiento de amor hacía los hijos puede ser para la mayoría de las personas el amor más grande; sin embargo, si tienes varios hijos, observa si el sentimiento de amor es el mismo por cada uno, seguramente que la respuesta es positiva, pero cada uno puede tener una mezcla diferente de ese amor con otros sentimientos como: culpa, lástima, admiración o cualquier otro sentimiento, que hace que cada relación también sea diferente.

Aunque todos queremos saber cómo encontrar el amor verdadero, en el caso de nuestra pareja seguramente el sentimiento de amor está acompañado de sentimientos de atracción física, admiración, respeto o depronto, de reproche o temor a la soledad.

Esto lo puedes hacer también con cada una de las relaciones que tienes con todas la personas, puedes seguir con tus padres, hermanos, amigos, jefes, compañeros, etcétera.

La idea de hacer este ejercicio de observación, es que puedas identificar, qué sentimientos se interponen en cada una de esas relaciones y evitan que se manifieste un amor más puro, sin juzgamientos, sin intereses y sin reproches.

Pero sin duda existen dos tipos de relaciones personales que son las que marcan nuestra vida, porque dependiendo de la calidad de esas dos relaciones, así se refleja el amor en todas las demás relaciones que tengamos. Me refiero al amor que tienes por tu ser Creador, Padre, Dios…, y al amor que sientes por ti mismo:

  • Aunque digamos que amamos a Dios o al Padre…, está relación también puede estar mezclada con sentimientos de reproche o de temor a ser juzgados; o se trate de una relación muy superficial o conveniente. No exagero al decirte que cuando logramos cultivar un amor sin miedos, y una relación íntima y directa con este ser Creador, nuestras demás relaciones personales están blindadas con ese poder magnético que es el secreto del amor. El amor al Padre, se manifiesta en todo, en el amor por toda naturaleza, los animales, personas, acontecimientos y por todo lo que representa la vida como tal.


  • Nadie puede sentir más amor por nosotros, que nosotros mismos. Entonces, no puedes exigir ni esperar recibir lo que tú mismo (a) no te das. Cuando hablo del amor por uno mismo, me refiero al cuidado de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu; al respeto por todo nuestro ser. Nadie puede cuidarte como tú mismo (a)  lo puedes hacer, nadie sabe que es lo mejor para ti, mejor que tú. Pero en la misma medida debes entender que el amar a otra persona no significa decidir lo que es lo mejor para ella, por encima de lo que ella quiere; obviamente teniendo en cuenta que tenga la edad y la salud mental suficiente para decidir por ella misma.


El secreto del amor para atraer nuestros objetivos

el secreto del amor ley de atracción

El secreto del amor también trabaja de la misma manera cuando de conseguir nuestras metas y objetivos se trata, cuando queremos conseguir algo estamos generando un sentimiento de amor.

La manera de hacer que ese poder del amor nos ayude en la manifestación, es de igual forma, vigilando qué otros sentimientos afloran en nosotros cuando los visualizamos, como el temor a no conseguirlo, la incredulidad, la desconfianza en nuestras capacidades, el temor a que dirán, el no merecimiento, etcétera; al identificar estas barreras podemos trabajar en ellas con todas las herramientas que nos ofrece la ley de atracción, hasta conseguir que solo se manifieste el sentimiento de amor (atracción), que en su estado más puro es un magneto poderoso al que nada se puede resistir.  

En conclusión: El secreto del amor está en su magnetismo, y su magnetismo depende de su pureza.



¿Quieres aprender todo sobre la Ley de atracción? Recibe en tu e-mail todas las novedades

Sin comentarios " CUÁL ES EL SECRETO DEL AMOR EN LA LEY DE ATRACCIÓN "